sábado, 2 de abril de 2011

2 de Abril de 1982

Ninguna guerra comienza en la fecha de inicio de hostilidades, siempre hay un contexto histórico y antecedentes que nos llevan a ella.

En 1833 los ingleses las toman, según dicen algunos, para cobrarse el préstamo de Baring Brothers, pero el mismo, junto con sus intereses, fue pagado tiempo después y multiplicado varias veces.

La Falklands Islands Company es la empresa que provee a los habitantes de Malvinas, y es algo así como el patrón de la estancia. Y como tal, necesita de un grupo armado que lo proteja. Como la compañia pertenece en parte a la corona británica, la Royal Navy cumple ese rol.

Pero la Tatcher puso en recesión al Reino Unido, y había que recortar. Y cual Cristina K, decidió desmantelar a la Royal Navy. Esto no les convenía a los milicos de allá, pues perdían sus comisiones por compra/venta de armas. Tampoco le convenía a la F.I.C., pues a ese paso nos devolverían las islas y dejarían de ser los patrones de estancia.

Todos ellos necesitaban una excusa para mantenerse en el poder, al igual que los milicos de acá.

Así fue como el 2 de Abril, comandos de la Infantería de Marina toman las Islas.

Luego, los yanquis, inventores de aquello de "America para los americanos", se cagan en el TIAR (Tratado Interamericano de Asistencia Recíproca), y les venden información y petrechos a los ingleses. Solo fuimos apoyados por unos pocos países, incluso el Paraguay, con cuya destrucción colaboramos en la Guerra de la Triple Alianza.

En los siguientes días veríamos como los aviadores se mandaron de cabeza contra la tecnología bélica mas avanzada de la época, mostrando que esta no es determinante en un conflicto.

Hubo batallones con gente muy preparada que dio duros golpes a los ingleses, como el Batallón 5 de Infanteria de Marina, o los Comandos de Castagneto y Rico.

Cuando el Coronel Seineldín es capturado, los ingleses le preguntaron si su regimiento era de tropas especiales, y grande fue la sorpresa de los piratas cuando este les dijo que eran los conscriptos bajo su mando.

El misil Exocet que hundió al Sheffield fue programado por técnicos argentinos, ante la negativa de los franceses de cumplir con el contrato de compra de los mismos.

La fragata Glamorgan fue averiada por un misil fabricado para dispararse desde barcos, pero esta vez lanzado desde tierra, en una lanzadera improvisada.

En el continente apoyamos una guerra que sirvió para que un grupo de ingleses pudieran seguir haciendo negocios, para que su ejército practicara y probara sus nuevas armas, y de paso para desmantelar nuestro ejército y (en mi opinión nuevamente) sembrar en nosotros un sentimiento de culpa e inferioridad.

Esta en nosotros impedir que ese sentimiento nos invada, y que las corporaciones sigan adelante con el proceso de "desmalvinización", mediante el cual se pretende instalar como tradición en nuestra nación que a la guerra fueron chicos sin instrucción, cuando en realidad fueron soldados tan comprometidos como los gauchos de Guemes y de Vuelta de Obligado, que con pocos recursos frenaron a la potencia militar de la época para que el Ejército de los Andes pudiera lograr su cometido.

Ahora no estamos en condiciones de pelear con armas y tampoco ese es el camino, es hora de pelear en otro ámbito: en nuestro interior, defendiendo nuestra soberanía en cada uno de nuestros actos...

4 comentarios:

Nippur de Lagash dijo...

Muy buen artículo.

Gracias.

cerriwden dijo...

Oli
Honor es lo que merecen los caídos y los veteranos.
Y algunos reconocemos este día como día de duelo y luto.
besos

Todos Gronchos dijo...

Excelente raconto. Es bueno recordar el contexto histprico, principalmente para los más chicos, que no tienen ni la más pálida idea.

Gracias!

aquiles m. dijo...

Mi reconocimiento eterno para los que se encaminaron hacia allí con sentimiento patriótico y dignidad.
No incluyo en mi homenaje a los sinvergüenzas que aprovechan circunstancias para acoplarse a un vil subsidio, pues eso es lo único que que les interesa: vivir a costilla del recuerdo.
Indignos hay en todo tipo de acontecimientos.
Un abrazo